Aventuras hasta el 54 y medio

Es una historia de un fuerte y un débil, dictaminé en silencio con la mano derecha en palomitas de colores, que no eran mías.

El aprovechamiento de uno para conseguir aquello mejor que el primero ni siquiera conoce.  Es una historia poco bonita y no por ello poco frecuente. La de una botella en el borde de una mesa que nunca llegará a vertirse al suelo porque antes encontrará una, cada vez más, temblorosa mano que la dirigirá hacia una boca. No me atrevo a hablar de sueños, sino de derechos, es una historia de un derecho robado. Convertido en sueño por esa inercia de subir a las nubes lo que no tenemos.  Es un grito sobre el desierto por parte de los saharauis, extraños, ilegales, en silencio, que no mudos,  en tierras que les pertenecen. Son palestinos reclamando al mundo entero un estado. Es el capitán Haddock manipulado, botellas de por medio, por quien quiere arrebatarle el tesoro de su familia, que es tan solo su propia identidad…bañada en oro. Y esta es la intrahistoria que tuve que imaginar cuando en el minuto 54 yo solo pensaba en que, una vez más, mi escepticismo para ver Las aventuras de Tintín, el secreto del unicornio, no falló.

Un comentario en “Aventuras hasta el 54 y medio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s