Mikel Ayestarán prefiere utilizar una D300

El enviado especial ha cubierto en 2011 la primavera árabe casi en su totalidad

Hamman Husa, el pueblo natal de Ben Ali, reniega del dictador. Mikel Ayestarán recorrió la pequeña aldea tunecina el 22 de enero, ocho días después de que Ben Ali cayese derrotado.

Freelance, de grado 2, él mismo se ha inventado esa escala para definir su situación laboral. Ayestarán, guipuzcoano asentado en San Sebastián, nació como periodista “libre” en la invasión israelí a Líbano de 2006, la primera experiencia y la más dura, afirma.

Desde enero hasta la muerte de Gadafi, el 20 de octubre, no ha descansado más de seis días, cuando sus vacaciones fueron interrumpidas por la caída de Trípoli. Este “currito” multimedia ha cubierto casi todos los levantamientos de la primavera árabe, Túnez, Egipto, Yemen y Libia, como enviado especial para Vocento y como colaborador para la EiTB. La televisión vasca le supone preparar piezas, en castellano y en euskera, que compagina con una cámara fotográfica Nikon D7000 al cuello que en breve relegará por su antigua D300, con muchas menos prestaciones. Un chico sencillo.

Además cuando cruza la frontera española lleva en su mochila una terminal de datos valorada en 3.000 euros, un teléfono satélite para cuando la comunicación se pone fea, distintos pasaportes, visados, seguro médico, chaleco, casco, dinero en efectivo, “y bolis y papel, que a la gente se le olvida, ¡por favor!”.

No le gustan los tiros y de su boca los conflictos parecen trámites en el día a día de un valiente periodista que no se mete a analizar si existe el orientalismo o cualquier interpretación de lo que rodea a su información.

Sueña con cubrir la revolución que produzca un cambio verdadero en Irán y no le importaría sustituir por una corresponsalía la playa de la Concha por la Estatua de la Libertad. Se le da bien la gente, habla de manera cercana de los intérpretes con los que trabaja en el norte de África, “me gusta que los míos hagan dinero si yo lo hago”.

Mikel engancha, aunque sea hablando de la Real Sociedad, como a los vecinos del pueblo de Ben Ali.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s