Adiós a una atleta de altura

De pequeña, cuando el verano era verano y los Juegos Olímpicos se veían en la playa, mi padre me decía que aprendiese de la cara de esfuerzo que Ruth Beitia brindaba a la cámara en cada salto. A continuación, una sonrisa. Hablé con ella el día antes de su retirada (ahora cuestionada de nuevo), la sonrisa se percibía al otro lado del teléfono. La mía, lejos del mar, también.

 

Un comentario en “Adiós a una atleta de altura

  1. I just couldnt depart your site prior to suggesting that I incredibly enjoyed the standard information an individual supply for your visitors? Is gonna be back often so that you can inspect new posts gfddekfekekd

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s