Su esfuerzo por un aspa

Entonces se iba a bajar del coche que yo pilotaba y dijo “a ver, gírate”. Yo, sin soltar las manos del volante -soy de esas-, moví la cabeza y llevé mi nariz hasta casi rozar el reposacabezas.

-Vale, se marca.

El mérito era lograr que la cicatriz de mi labio superior y la arruga que forma mi gesto sonriente dibujase un aspa en mi cara. Un aspa que le había confesado que aparecía cuando las cosas iban bien.

La cosa va bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s