Ahora solo falta que me mencione Coca-Cola

El café de hoy corto, que el ánimo hace el resto.

Este, a priori, iba a ser un post que mediante mi viaje a Bath y la sorpresa de encontrar en el camino de regreso la Catedral de Salisbury (la más alta de Inglaterra) ejemplificase la frase ‘Cuando menos te lo esperas’, llevada a la gran pantalla (y cara y popular cuando los precios disminuyen tres días, ¡zas!)  por Jack Nicholson y Diane Keaton en una peli de tarde de lluvia, manta y el recién estrenado otoño de fondo.

Me acordé de Bath al enfundarme los vaqueros que desde abril cogían polvo en tres armarios distintos de los dos países  que han velado por mi sonrisa en 2013. La cosa es que los vaqueros encogieron tanto que todo lo que estilizan, agolpan la comida ingerida casi hasta 24 horas antes. Si además has tenido el lujo de probar los Sally Lunn Bun, el pan típico que se amasa en Bath desde hace siglos, ni te cuento.

Admito que siempre he envidiado las canciones con nombre propio. No imagino a ninguna Noelia que no se resista a la voz de Nino Bravo, al menos la primera vez que escucha el tema; ni creo que ninguna Lucía ha superado sus 20 años sin que algún pretendiente haya intentado rondarla imitando al (siempre) gran Joan Manuel Serrat. Si hasta el típico MariCarmen tiene su mención folclórica-festiva. (Lectores capitalinos sin pueblo o sin visitar fiestas de ciudades pequeñas, absteneros de criticar).  En alguna ocasión he escuchado mi nombre en canciones en inglés que parecían que sí, pero que no -idea que ahora El Hormiguero ha cogido como gracia para llenar hueco entre hormiga bebé y hormiga gorda-. Este hecho ocurre cada vez que escucho I Don’t Want To Miss A Thing, de Aerosmith. Pero no, nunca encontré apoyo en estas detecciones, como el cabezazo de Zidane del Mundial 2006 tampoco encuentra lugar en el mundo (para los españoles, el cabezazo no fue lo más doloroso de Zidane en ese torneo).

Esta mañana, así, ‘cuando menos lo esperaba’, apareció en mi mesa un CD titulado “La rendición de Brenda”, la broma que me hacían cuando Las Lanzas de Velázquez ilustraban la lección de Historia, hecha CD. Y en mi poder. ¡Y cuál fue mi sorpresa que la primera canción se titulaba tal y como yo quería que cantara Nino Bravo, en vez de a la dichosa Noelia!

Ahora solo falta que Coca Cola haga una nueva oleada de latas y superemos el María, José y Ana todos.

Un comentario en “Ahora solo falta que me mencione Coca-Cola

  1. Es lo que tiene,cuando tu mama te puso un nombre original,no se puede ser única y salir en coca cola¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡mejor no salir y seguir siendo unicaaaaaaa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s