La dislexia de la primavera

De pronto descubres que en la hoja de notas donde recoges esos pensamientos flotantes que se posan en este blog hay una anotación que no es tuya. Mejor dicho, para un artículo que no vas a escribir tú.

***

Y como si de una máquina tragaperras se tratara, nuestro estado anímico pasa de fresa a sandía; a naranja; naranja y kiwi; clin clin clin; lucecitas varias; paaaaaas… ¡Y premio! ¡Primavera!

El polen floreciendo, el armario en plan camaleón fuera de su hábitat y tu brazo ejerciendo de perchero hora sí, hora también, porque da igual lo mucho que medites antes de salir de casa qué ponerte, te pongas lo que te pongas, algo sobra. Esa es la primavera, señores, que arrancó ayer y como si de Mr. Marshall se tratara se le rindió un directo en Twitter hasta concretamente las 17.57. Y yo me contenía las ganas de plasmar “pesados, mañana llueve”.

Primer gazpacho. De la primavera también.
Primer salmorejo. De la primavera también.

Sobra ropa en esta estación y sobran también las ganas acumuladas de terraceo, que si algo tenemos los españoles es que nos gusta juntarnos cerveza en mano a arreglar el mundo a voces, y si es con el eco de la calle tornando de tarde a noche, mejor que mejor. Porque si no, además, no tendría sentido alguno la palabra “rebequita” (apodada como ‘cardigan’ también), que se rescata del DRAE primaveral cada año y sin la que te sientes desnudo si una tarde de primavera la olvidas, que todos al advertirnos de un posible frescor nocturno primaveral hemos dicho: “Si llevo una rebequita/chaquetita/cardigan”. Concienciate, es una capa de poliéster y algodón tan fina que como aprietes demasiado el nudo con el que la amarras al bolso para que no se caiga, se autodestruye perdiendo la función antibalas.

Ayer aconsejé no guardar los abrigos, que los rusos del CSKA dejaron el frío y la victoria en el Palacio de los Deportes, a cargo de un Rudy Fernández que pareció que jugaba solo durante unos minutos. Frío como Bilbao esta mañana, que amanecía mudo llorando a Azcuna, “la lástima es que ya no queden políticos en activo a los que su pueblo lloren”, le decía anoche a mi compañera de piso bilbaína. La lástima es que a una de las portadas que pasará a la posteridad de las hemerotecas vascas le falte una coma.

Lo dicho, un cameo de doña primavera, que está cogiendo fuerzas antes de bajarse a Sevilla a ver llorar a los costaleros que, en una terraza, cerveza mediante y voz en el cielo, ya habían visto a la Macarena desfilando antes de tiempo. Y entonces, ¿qué? ¿Qué cuentan los Jesé del telediario de Semana Santa si no llueve?

La primavera es reencuentro desde épocas de Homero, quien narró cómo Démeter (Madre Tierra) hacía llegar la primavera (antes eterna) cada vez que su hija Perséfone regresaba a visitarla. Cuando se marchaba, entonces llegaba el otoño y el invierno, y esa voz robótica del autobús que te dice son las 9 horas del 22 de febrero de 2014 y a continuación piensas “¿ya?” y desearías que también existieran autobuses silenciosos a imagen y semejanza de los nuevos AVE, que nunca más me ofrecerán la increíble experiencia de ir a Pamplona en mitad de una despedida de soltero de un chico al que sus amigos llevaban a San Fermines “porque tiene más cuernos que altura”. El futuro esposo, que debía flexionar la cabeza para cambiar de vagón, disfrazado de ducha con una esponja y un gorro como únicos complementos, se limitaba a asentir.

La primera mañana de primavera la RAE ha aclarado que tanga en España es generalmente masculino, pero en el resto de zonas hispanohablantes se le alude en femenino.

Y hace frío.

Y me van a estallar los ovarios.

Pero es viernes y en el fondo yo también siento que la primavera son alegrías y alergias, adivinen qué quise escribir primero yo, que soy una disléxica sin diagnosticar.

2 comentarios en “La dislexia de la primavera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s