Bendito engaño aquel

Era la Ciudad donde venir la mañana de después de una noche gloriosa con la camiseta de tu equipo se antojaba casi obligatorio.

la foto (14)
Atardece en CiU, como tantas veces

 

La Ciudad inocente en cuyo mercado regulado sólo circulaban corazones de goma azucarada, mientras que el ilegal seducía desde las verjas de los complejos deportivos, que sabían a cebada y que hoy no te dejan escapar igual de vivo.

Bendito engaño aquel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s