Las magnolias de Saliente

Supongo que el éxito de Friends tuvo bastante que ver con la década en la que se rodó, cuando los personajes aunque no tuvieran un trabajo muy definido (especialmente Chandler) pocas veces se quejaban del mismo, o si lo hacían de repente te fichaba Ralph Lauren y te enviaban a París – no sigas leyendo si no has visto el último capítulo-, oferta a la que podías renunciar por amor perfectamente. De rodarla hoy, el monotema aburriría tanto al mono de Ross como a la audiencia.

Las tardes en Saliente dan el pistoletazo de salida con el tema laboral sin haber sobrepasado el sofá blanco. Nosotros mismos nos recreamos y contrastamos como hay frases idénticas entre jefe y jefe. La cosa se caldea al encender la televisión, cuando las noticias de ébola invaden los informativos y el rosco de Pasapalabra parece la única alternativa para conseguir un futuro digno. “Y mira estos, ponen verde a cualquiera en televisión y son millonarios”. Con la telebasura hemos topado. 

Cuando ya el grado de desesperación llega a que cantemos nuestro Smelly Cat particular, las aguas se calman y preparamos las cenas, que nunca son tan sanas como prometemos los domingos. Hace unos días llegó a nuestras manos un libro que sólo por el título suscitó el interés de los tres: ¿Por qué los hombres aman a las cabronas? [Lo puedes escuchar en el link en versión podcast] La autora asegura que a cabronas hay que ponerle comillas (“ “) y las define así: “buenas pero fuertes, no dejan a un lado su propia vida y no persiguen a un hombre. Saben lo que quieren pero no comprometen su integridad, son magnolias de acero”. Las magnolias de Saliente nos reímos nada más arrancar el libro, y el magnolio se empeña en decir que el título vale igual para ellos que para ellas.

Nunca se había generado tanto tráfico de whatsapps entre nosotros durante el día como ahora (bueno, cuando Jazztel la caga en la factura sí), que comentamos las estrategias que Sherry Argov, la autora, difunde y que nosotros aplicamos con humor.

Pero.. no vamos a ir de duros por los pasos de cebra de Dr. Esquerdo, por la vida, y menos por este blog, la medida precisión en los emotis y en los “jaja” no está mal para los arranques, donde el as debe permanecer en la manga, pero al final, en Saliente somos unos románticos, y se nos sigue poniendo cara de tontos cuando nos aparece un número de teléfono en el paquete de tabaco en un bar.

la foto (4)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s