Entre pepinillos 

Y ahí estábamos nosotras, las de siempre, con un bote de pepinillos gigantes y una bolsa de patatas light, las que mejor se deshacen. Comentando actualidad, analizando facturas de gas natural, barajando despedidas de soltera (esto ha empezado…), brindando por ascensos y por los sueños aún por cumplir. Pusimos los sentimientos sobre la mesa, fuera de las servilletas, a nosotras nunca nos importó mancharnos de y con ellos.
Y con ellas me reí de los últimos meses, como siempre: de las decisiones, de las tonterías, de los brendavales paralelos, sin miedo a juicios y con los oídos deseosos.
Y no había sobre la mesa copas de vino, ni piezas de sushi, ni nada ibérico. Pepinillos gigantes y las mejores amigas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s