“Y esa es la vida, no más”

Café a media tarde, para despertar todos los sentidos que ya son capaces de percibir el nuevo tiempo: San Roque huele a verano, pero el vello erizado a partir de las ocho hace rebobinar la sensación a una primavera que aún no tiene toda nuestra confianza depositada. Ya se sabe, la sangre altera y el armario ni te cuento.

Me preguntaban por whatsapp el otro día si nos habíamos convertido en una sociedad absolutamente conformista. Y pensaréis “¡vaya cosas te preguntan por whatsapp!”, correcto, creo que el precio a tanto MSN tonto que gasté de los 15 a los 22 (aprox.) lo estoy pagando ahora con parrafadas que me tienen pegada a un Iphone 4s que cada vez más alto pide la renovación (la semana que viene hago 26 y medio, lectores).

Y creo que sí. No pude mentir a mi destinatario. “Si piensas tendrás angustia, si dudas tendrás locuras, si sientes tendrás soledad”. Lo entrecomillado es de Eduardo Galeano, que como ocurre con todo grande que fallece, entre ayer y hoy no dejo de releer su obra y en este caso de escucharle, por el oportunista hecho de que ha muerto. Alguna vez actualizaré la Wikipedia con la muerte de alguien al instante, lo tengo en mente en mi lista de cosas que hacer antes de morir versión 2.0., lo de plantar un árbol ya lo hacía con mi abuelo y los melocotoneros, la única forma que había para que comiese fruta.

Mi destinatario decía que se conformaba con una mierda de trabajo, con saber que le quedan años de comprar el C1 y para emanciparse de casa de sus padres, asumiendo que el periodismo que le llevó a Ciencias de la Información hoy no existe y que el plan B no se vislumbra claro en el horizonte. Y sentir. También se niega a ello porque una vez lo hizo.

Querido compañero de raíl, a día de hoy son tantas las piedras con las que tropezamos y que nos tiran a nivel laboral, social, y somnoliento -de sueños-, que lo único que no está en manos de instituciones, de urnas y de electores es precisamente a eso que también te niegas.

Dicen los profesionales del Social Media que la finalidad de ese (nuevo) trabajo escuchando, gestionando y analizando las comunidades online es la de enamorar a la audiencia, conquistarlos hasta dejarlos sin aliento, rendidos a tu nombre y avatar, regalándote un favorito por cada buena acción y sugiriéndote un “tenemos que hablar” cuando la cosa no ha ido del todo como esperabas. Y reconquistar al más puro estilo Don Pelayo.

El horizonte siempre ha sido el mismo.

“Y hay que saber que esa es la vida, no más”, dice Galeano.

Salud y república.

Un comentario en ““Y esa es la vida, no más”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s