El bulevar

FullSizeRender (4)

Tercera.

Reducir a segunda ante el último badén.

Giro suave a la derecha y el ceda inadvertido.

El bulevar que al denominarlo le acompaña irremediablemente la melódica coletilla “de los sueños rotos”.

El de las falsas paradas, el de las prisas para llegar al andén, el de los nervios cada dos domingos, el de las amarguras que no son amargas.

El de las mil preguntas de vuelta, cuando una canción se burla del miedo, por el que los terremotos no pasan de largo porque es el epicentro.

Y hay un tequila por cada duda, y un beso furtivo por cada trago. El de tu coche atravesado sin dejar que me baje,

un delirio de alcohol,

y dos,

y tres,

mil noches en vela.

3 comentarios en “El bulevar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s