¿Qué (piiii) ha sido de los fotomatones?

Café con tostada de tomate, el desayuno de los campeones que llegan antes de la cuenta a Pozuelo.

Año nuevo, mismos agobios y el blog descuidado, mis disculpas desde aquí, ahora es tal el maremágnum de historias que cuadrar que esto va a ser más difícil que formar Gobierno.

“Donde nada te puede pasar”, así bauticé (o sigo bautizando) a San Roque un domingo soleado robado. Qué barbarie estamos haciendo con el clima, pero qué buenos domingos de enero nos está regalando el karma también en Retiro.

No he podido volver a correr desde la San Silvestre. Por estas fechas los años anteriores no había tenido ganas, pero este, que sí, mi pie izquierdo me dice que me pasé de frenada, que la épica se paga, y que un mes cojeando no me va mal para saber que la de 2016 debe tener un mínimo mes de cortesía rodando antes de la prueba de fuego. La cojera ha durado más que mi equipo como líder. Ácidas sorpresas las de la Segunda División que me ve crecer. – Y no en centímetros -.  

Algo especialmente llamativo de este arranque de año ha sido la de veces que he repetido expresiones del tipo “a mí con (casi) 28 años no me pasa esto” y “no tolero esto con mi edad”. Son esos chascarrillos que pensabas que nunca te harían tan igual a tus mayores y que llevas 22 días diciendo sin parar.

Y tras tantos otoños, has aprendido, tanto que a veces te abofetearías a ti misma; y que como dice Carlos Miguel Cortés en su nuevo libro: ojalá no fuese yo la que escriba sobre esto.

Porque a mi edad sé que me gusta el azúcar blanco, pero que el moreno ya es marca de nuestros despertares.

Porque en cada rincón puede haber un gran reportaje, y mis ojos orientales están más abiertos que nunca.

Porque no hay ni un día de 2016 que no quiera sentir algo.

Nadie tiene la seguridad de que soplará treinta velas.

Porque Dani Muñoz me asegura que todo es más fácil. Y yo le creo, aunque aún salga de trabajar y tenga que llamar a #lamontse haciendo pucheros.

*

Igual aún no he aprendido del todo, pero ¿por qué diez años después de mis 18 me toca renovar toca documentación que me acredita como adulta y no encuentro ni un maldito fotomatón?

Un comentario en “¿Qué (piiii) ha sido de los fotomatones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s