Por qué hay que volver la semana de Ferias a Guadalajara

Aviso: Bienvenido al post anual sólo para alcarreños.

Suena: casi ya la charanga la Alegría Alcarreña

Se nota, se siente y se desea más que cualquier otro día del año. Da igual donde vivas, donde trabajes, si tienes churumbeles o si estás a punto de contraer matrimonio. Se acerca el gran día (y semana) del año para todo alcarreño y parece que a algunos les faltan porqués para regresar al pueblito del Infantado y las rotondas. ¿QUÉ NARICES OS PASA?

[¿Que a qué día y semana me refiero? Echa un ojo a la entrada de hace un año para situarte en lo que solemos montar, pese a las trabas que cada año nos ponen a peñas y peñistas: https://autenticobrendaval.com/2015/09/01/que-mas-da-sin-son-ferias/ ]

Vamos con los porqués, que así a bote pronto me salen diez, sin incluir que en plena ola de calor que te rieguen desde los balcones de la calle Mayor (¿el dueño del 100 Montaditos nuevo está al corriente del cotarro?) es una gran alternativa:

  • Tienes que ir el día del desfile a Guadalajara porque te ahorras las visitas de cinco o seis fines de semana. Ese día saludas a mayores, pequeños, excompañeros, exloquequieras y ya puedes desaparecer hasta Nochevieja. Un status rápido, sencillo y con un poquito de exaltación de la amistad y alguna foto de por medio. Ojo a las etiquetas traicioneras del día de después.
  • Porque (lo-hemos-hecho-todos) mola sacar pecho con el resto de tus compañeros de trabajo/universidad. “¿Que las fiestas de tu pueblo están bien? Tienes que ver las de Guada”. Así, Guada a secas, porque los que merecen la pena saben que Guada jamás sería Guadarrama.
  • Nuestro verano nunca se ha acabado a finales de agosto. Las madres alcarreñas tienen la baza de consolación de decirle a los niños que la vuelta al cole será menos dura porque enseguida llegan las ferias. La culpa es de mi madre, que me llevaba a por pegatinas y caramelos en primera línea y me acabó gustando el asunto.
  • Puede que estés orgulloso de lo sano y poco alcohólico que has pasado los últimos meses. Bien por ti, lo contrario al detox te espera a 50 kilómetros de Madrid. Y la patata asada de las cinco de la mañana que nunca falte.
IMG_8459
Artista: Sito (no hace falta decir de qué peña)
  • Tardarás tres microsegundos en coger el paso charanguero, disciplina no olímpica que bien merecería un reconocimiento por combinar baile, conversación y estabilidad de cubata calle arriba-calle abajo. ¿En qué se nota quien tiene pueblo y quien no en la redacción de El Confidencial? Los que dominamos el paso charanguero somos capaces de ir por el pasillo bebiendo de la botella de agua llena sin derramar ni una gota. Apunten el truco y pruébenlo en sus puestos de trabajo.
  • Es positivo volver en fiestas a Guada porque las sinergias entre paisanos pueden ser muy productivas. “Resulta que uno de mi peña cambia piezas de no sé qué”, “y otro, el que cierra la peña día sí, día también, luego escribe novelas”. La diversidad nos hace ricos como personas y como asociaciones culturales (porque hacemos más cosas que bailar haciendo la peonza y beber).
  • Si vienes a las ferias ten en cuenta que da igual lo que hayas hecho los últimos cinco años, como si trabajas en el CERN. Siempre serás el que jugaba al balonmano en El Doncel y en un Guadalajoven metiste un gol en el último minuto, o la perra que se lió con el guapo del instituto allá cuando teníamos un Ferial en condiciones. Un ADN del que sólo nos queda reírnos (e incrementarlo).
  • No te vayas a la playa, por favor, que Beniyork está abierto los 365 días del año.
  • Regresa y canta como si no hubiera mañana. Pero en las verbenas y con tus amigos, porque de concierto puedes irte el resto de año, a los peñistas nos basta con el Festival Gigante, la semana de ferias somos más de ‘petits comités’, ‘Heme aquí envíame’ y ‘Rubia o morena, da igual…’.
  • Porque volver no es una palabra que tenga que implicar retroceso, sino impulso si tú quieres. Regresar a tus orígenes, a descubrir por qué eres como eres, quién te hizo serlo, con quién aprendiste a jugar, a salir, a querer, a elegir. Sobre todo, a elegir. Porque la vida es elegir y no me cabe duda de que muchos estaremos en una semana en Guadalajara porque entre las 52,14 semanas del año, esta es para nuestra ciudad.

Felices fiestas a todos.

¡ITA, ITA, ITA!

2 comentarios en “Por qué hay que volver la semana de Ferias a Guadalajara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s