¿Qué (piiii) ha sido de los fotomatones?

Café con tostada de tomate, el desayuno de los campeones que llegan antes de la cuenta a Pozuelo.

Año nuevo, mismos agobios y el blog descuidado, mis disculpas desde aquí, ahora es tal el maremágnum de historias que cuadrar que esto va a ser más difícil que formar Gobierno.

“Donde nada te puede pasar”, así bauticé (o sigo bautizando) a San Roque un domingo soleado robado. Qué barbarie estamos haciendo con el clima, pero qué buenos domingos de enero nos está regalando el karma también en Retiro. Sigue leyendo

Qué más da, si son ferias

[Advertencia: para la correcta comprensión de este artículo hay que tener una mínima de implicación alcarreña].

Se acerca el mejor día del año del calendario alcarreño, que no se corresponde con ningún evento deportivo, ni con ninguna alusión al santoral: el desfile de ferias es inminente.

El, antes lunes de ferias, y desde hace dos años domingo de desfile, supone un punto de inflexión en el año de los que salen a las calles a festejarlo. Como asidua desde hace diez septiembres no quiero perder la oportunidad de daros mis diez consejos…  Sigue leyendo

El club de la hora del cierre

Me abstengo de cafés durante el fin de semana, había olvidado cuánto se bebe en las redacciones: el de llego a media mañana, me tomo un café para espabilarme; el de después de comer, nada mejor que un café para cerrar ese momento; y el ocasional de las seis de las tarde, sinónimo de “me estoy aplatanando y queda el sprint fuerte”.

Retomaba Manuel Rivas en las páginas de El País Semanal que ha visto la luz esta mañana el tema de la muerte de los diarios de papel, un hilo muy recurrente siempre y cuando pongas la cifra de lustros o “más de dos lustros” para la fecha del off de las rotativas. Total, nadie se va a acordar en cinco o diez años si llevabas o no razón, y mientras, te salva la papeleta de la columna semanal. Sigue leyendo

52 domingos

¿Cómo va todo, jefe?

Para empezar, aunque por orden inverso cronológicamente, te cuento que Villanueva va a volver a estar gobernado por la izquierda. Sólo tu PSOE no ha podido lograrlo, se han tenido que aliar con un nuevo partido, que creo que te gustaría por cómo defiende a la clase trabajadora. El mapa electoral español ha saltado por los aires este mes, y no hemos dejado de preguntarnos en familia a quién hubieras votado tú. La mayoría no tiene duda de que hubieses sido fiel a las siglas que siempre defendías. Aún recuerdo cuando nos contabas cómo fue la guerra civil en el pueblo, cuando la cámara de la casa vieja sirvió de cobijo a un rojo de Zaragoza que desde entonces tanto él como su mujer se convirtieron en vuestra familia maña.

Ya hace un año que te fuiste y parece que fue ayer, ese es el comentario más escuchado hoy, que aparte de 31 de mayo, es domingo. Sigue leyendo

Moret y Aquiles

Café como revulsivo a lo lento que funciona mi cuerpo/mente hoy.

Cuando empecé a correr, allá por 2011, como deporte en sí y no como calentamiento previo a coger un balón, decidí darle una aplicación periodística. Era mi año de máster, el novio más puñetero y que más tiempo me ha exigido en toda mi vida, el cirujano que inyectó botox a mis ojeras y el camello que me enganchó al café (y a tantas otras cosas).

En esos días en los que yo estaba a punto de jubilar mis únicas Asics que no han sido azules, llegó a mis manos Murakami y su ‘De qué hablo cuando hablo de correr’. Me inspiró para hacer esto  y nunca más he corrido sin pensar algo que pudiese transformar a base de teclado.  Sigue leyendo

El bulevar

FullSizeRender (4)

Tercera.

Reducir a segunda ante el último badén.

Giro suave a la derecha y el ceda inadvertido.

El bulevar que al denominarlo le acompaña irremediablemente la melódica coletilla “de los sueños rotos”.

El de las falsas paradas, el de las prisas para llegar al andén, el de los nervios cada dos domingos, el de las amarguras que no son amargas. Sigue leyendo

“Y esa es la vida, no más”

Café a media tarde, para despertar todos los sentidos que ya son capaces de percibir el nuevo tiempo: San Roque huele a verano, pero el vello erizado a partir de las ocho hace rebobinar la sensación a una primavera que aún no tiene toda nuestra confianza depositada. Ya se sabe, la sangre altera y el armario ni te cuento.

Me preguntaban por whatsapp el otro día si nos habíamos convertido en una sociedad absolutamente conformista. Y pensaréis “¡vaya cosas te preguntan por whatsapp!”, correcto, creo que el precio a tanto MSN tonto que gasté de los 15 a los 22 (aprox.) lo estoy pagando ahora con parrafadas que me tienen pegada a un Iphone 4s que cada vez más alto pide la renovación (la semana que viene hago 26 y medio, lectores). Sigue leyendo