Las magnolias de Saliente

Supongo que el éxito de Friends tuvo bastante que ver con la década en la que se rodó, cuando los personajes aunque no tuvieran un trabajo muy definido (especialmente Chandler) pocas veces se quejaban del mismo, o si lo hacían de repente te fichaba Ralph Lauren y te enviaban a París – no sigas leyendo si no has visto el último capítulo-, oferta a la que podías renunciar por amor perfectamente. De rodarla hoy, el monotema aburriría tanto al mono de Ross como a la audiencia.

Las tardes en Saliente dan el pistoletazo de salida con el tema laboral sin haber sobrepasado el sofá blanco. Nosotros mismos nos recreamos y contrastamos como hay frases idénticas entre jefe y jefe. La cosa se caldea al encender la televisión, cuando las noticias de ébola invaden los informativos y el rosco de Pasapalabra parece la única alternativa para conseguir un futuro digno. “Y mira estos, ponen verde a cualquiera en televisión y son millonarios”. Con la telebasura hemos topado.  Sigue leyendo