Off the record, el abracadabra del secreto profesional

Café. Que The Newsroom 3×04 me activó tanto que me torció el sueño.

Cuando era pequeña mi hermana solía confesarme ‘secretos’ que yo desvelaba  sin que me ejerciesen ningún tipo de presión. A la tercera gran pista mi madre ya sabía que había un regalo, que no era de menaje y que servía para que estuviese guapa. Pasaron los años y un día, de repente, me callé algo, que si bien no recuerdo su contenido sí que tengo en mente cómo mi hermana, asombrada, me dijo: “¿no lo has contado? ¡Ya eres mayor!”.

Anoche, viendo el cuarto capítulo de la nueva temporada de The Newsroom, un viejo concepto apareció en mi cabeza: el secreto profesional. Los periodistas tenemos muchos deberes, y muchas culpas, a veces parece que todo lo malo de la sociedad actual ha sido generado por los medios de comunicación. Y si no que le pregunten a Casillas. Pero además, contamos, especialmente, con dos derechos que llevamos con mucho orgullo tras aprenderlos una y otra vez en ‘Derecho a la Información’ y cuando nos licenciamos. En ese momento ya son nuestros, ya sí que sí.  Sigue leyendo