Segundo ciclo

Preludio de una cita importante (22/07/2014)

Sin café. La dieta blanda derivada de una intoxicación no me lo permite.

La culpa es mía, por engancharme a series teenagers cada verano. La culpa, en realidad, es de esos veranos, de los que tanto despotricaba y que en parte, tanto añoro ahora.

Era de noche y acabábamos de llegar al sur, con bikinis, vestidos, bermudas, alguna botella y unos créditos más por los que brindar. Era la única escapada de las series que teníamos, los días reunidos tras maratones de otros tantos sin alejar la cabeza del foco y de ese barullo de manual que se gastan las redacciones.

No recuerdo bien qué fue lo primero que hicimos al llegar, supongo que repartir camas fingiendo que lo hacíamos al azar. Lo que sí recuerdo es que entre esas primeras cosas estuvo la promesa de dejar sobre una mesa todo periódico, revista o publicación con sabor a Madrid.  ¡Venga, sigue leyendo!